Historia

Nuestra empresa nace en Renate, en el corazón de Brianza, gracias al empresario Rigoberto Citterio, quien por más de 50 anos ha estado presente en el sector de la producción de empuñaduras y accesorios para la decoración.

El espíritu empresarial, fruto de una larga tradición familiar, así como su empeño, han permitido que la empresa adquiera un importante reconocimiento a través de la marca Cittterio Line, no sólo a nivel nacional sino en el exterior, de la cual también ha sido aliada la sinergia que la sociedad tiene con estudios de arquitectura en Italia y en muchos países; por tal razón Citterio Line distribuye en la actualidad sus productos mediante una sólida red de agentes y distribuidores en casi todos los países, con un mercado considerado medio-alto.
La gran variedad de modelos, la garantía de calidad que distingue a Citterio Line, así como la profesionalidad y la pasíon de un equipo motivado por unos valores comunes son las virtudes que acompañan a la empresa dentro del camino de crecimiento, trayecto en el cual se ha distinguido por fabricar empuñaduras caracterizadas por un especial diseño, por una creatividad, un estilo y una calidad totalmente "Hecha en Italia".

La producción de Citterio Line comprende empuñaduras y pomos de Zama y distancia variable, empuñaduras modulares en aluminio, latón e hierro, perfiles de aluminino en todas las variedades de acabados galvánicos, cromo brillante y niquel satinado, cromo y niquel mate, lacas cromo y niquel, además de todos los acabados en Ral.
El 70% de la producción está constituido por empuñaduras de diseño contemporáneo, refinadas y elegantes, sin embargo la gran variedad de productos de la empresa comprende también empuñaduras de estilo clásico, en las que los valores tradicionales son interpretados con un toque de actualidad a través de soluciones modernas y estudiadas.

Una de las grandes potencialidades de la empresa es el servicio que se le ofrece al cliente en términos de proyectos compartidos, es decir la realización de modelos a la medida, asistidos por proyectistas y diseñadores con el fin de lograr lo mejor dentro de la producción formal del modelo. Por ello cada propuesta, cada idea, suministrada por el cliente o creada por el diseñador, es estudiada en todas sus matices hasta obtener el prototipo donde se plasmen las ideas concebidas y se perfeccione el respectivo modelo que será comercializado.